La hipnosis

o el arte de autoinfluenciarse para sacar lo mejor de un@ mism@.

Sigo utilizando la técnica de Jordi Casamor, entre otras cosas, para reducir el estrés y relajarme. La voluntad al servicio del relax, sin tener que pasarte una hora meditando! Un chollo!


 
Los cursos y talleres que organiza Jordi Casamor sobre autohipnosis me resultan muy provechosos e interesantes. Personalmente, tuve la oportunidad de participar el pasado mes de mayo en uno de sus talleres de introducción a la hipnosis.
Lo recomiendo especialmente a personas que les cueste meditar y necesiten relajarse profundamente en poco tiempo.
 
La hipnosis es un fenómeno que se produce a través de crear un estado de concentración y receptividad. 
Abrirnos y dejarnos influir, dejar que las cosas, las personas, los acontecimientos se acerquen tanto que nos toquen, es una habilidad que, como todas, se puede aprender.
Es dejarte llevar, fluir, abandonarte. 
Pero no es un estado de “dejadez” porque hay que estar concentrado. 
Durante la hipnosis, reducimos el ámbito de nuestra atención y esto hace que todo lo que hagamos durante el trance gane en efectividad. De la misma manera que, en el estado más habitual de vigilia, la concentración potencia la eficacia, rapidez y seguridad de nuestras actuaciones. 
Éste es uno de los beneficios “secundarios” de la hipnosis. 

 
¿Eres de las personas que creen que no poseen la capacidad de concentración? La buena noticia es que podemos aprender a concentrarnos. 
 
Es muy común utilizar la metáfora de profundidad en el trance, de manera que cuanto más profundo es un trance menos consciente eres. 
Acostumbra a ir junto a la metáfora de la hipnosis como sueño. 

 
Mediante el uso del lenguaje, tanto verbal como no verbal, Jordi nos fue guiando, creando receptividad y confianza. 
Cuanto más concentrada esté una persona, más receptiva podrá estar y cuanto más receptiva esté más fácil le será concentrarse. 
 
Primero nos hizo reconocer el confort psíquico y físico que nos proporcionaba un gesto que nos enseñó a hacer con nuestras manos. Soy incapaz de describir con palabras la figura que forman las dos manos en este gesto pero vendría a ser como una total conexión entre ellas. Una vez establecida esta ancla, repetimos varias veces la sensación de recogimiento que experimentamos cada vez que repetimos el gesto. 
Con esto ya tenemos un atajo para conectarnos con una relajación más o menos profunda (en mi caso muy profunda).
Una vez dominamos esto, nos propuso una imagen, de palanca, de rueda de volumen, en el que el 10 sería el estado de máxima vigilia y el 0 de sueño. 
Teníamos que ir subiendo y bajando en nuestro imaginario la ruedecita e ir sintiendo cómo éramos capaces de subir y bajar nuestro estado de vigilia. 
Estábamos autosugestionándonos, autohipnotizándonos a través de la imagen y de lo que esta imagen sugería. 
El poder de la imagen es muy potente y el arte de la autohipnosis consiste en vincular bien la imagen de cada numero con un estado orgánico de relajación. 
 
He usado estos días la imagen de una rueda de control del sueño del uno al diez y me he podido relajar rápidamente cuando me ha interesado. La voluntad al servicio de del relax, sin tener que pasarte una hora meditando! Un chollo!
 
 
 
 
LAURA JOU es actriz y acting coach.

 
¿Qué es la hipnosis?  

Más allá de la imagen de la hipnosis que aún perdura en nuestro imaginario colectivo, como un instrumento para inducirte un profundo sueño y apoderarse de tu voluntad, existe un mundo lleno de posibilidades de desarrollo personal y terapéuticas conocido como Hipnosis Ericksoniana o Hipnosis Natural. La hipnosis natural es una herramienta respetuosa con la que, generalmente, mantienes la conciencia. Por esto algunos autores la llaman también “hipnosis despierta”. Este hecho amplía y potencia la gama de los aprendizajes posibles.

El arte de la influencia 
Podríamos decir que la hipnosis es el arte de la influencia. Conocer cómo las cosas nos influencian, sabiendo que todo, al fin y al cabo, nos está influenciando. Aceptando que todos queremos influenciar nuestro entorno y a las personas que nos rodean.  El problema no es que queramos influenciar, sino con qué intención lo hacemos.   

El ritual
El ritual, o conjunto de acciones que se realizan para conducir al estado de trance, pretende influenciar en una dirección determinada de una forma sostenida a lo largo de un tiempo más o menos largo, hasta lograr el fin deseado: el estado de trance. Hay infinidad de rituales más o menos sofisticados pero en realidad no son necesarios. Se puede hipnotizar a alguien simplemente mediante la palabra, en una conversación aparentemente intrascendente, e incluso, sin palabras.  

El estado de trance
El estado de trance es un estado de concentración interiorizada y receptivo. Es decir, tu atención está restringida a una área más pequeña de lo habitual y permites que algún estímulo externo (normalmente la voz del que te induce el trance) interaccione contigo, con todo lo que tú eres y te afecte. Este estado es básicamente un estado potenciador o facilitador donde, en general, todo se hace más fácil y posible. Básicamente por dos razones: es un estado concentrado y es un estado receptivo  

Autohipnosis
Una aplicación muy útil es la autohipnosis, donde puedes aprender el arte de influenciarte a ti mismo para conseguir modular tus estados internos, realizar aprendizajes, optimizar tu funcionamiento y lograr también objetivos externos.   
 

Jordi Casamor Fuster es coach, trainer en PNL y especialista en Hipnosis
Ericksoniana.

 
Más información sobre cursos y talleres:
 
 



















 
Marié Morales
@crecejoven

En estas páginas nos proponemos investigar las causas del envejecimiento, que es como decir de la vida y el crecimiento, y a partir de ahí, establecer unas pautas que nos permitan vivir una vida más larga, sana, y en definitiva, feliz.  más >>








Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis