¿Por qué una vida espiritual resulta saludable?

La felicidad es en sí misma curativa. La felicidad sin ataduras o dependencias externas (el "desapego", según el budismo) produce una sensación liberadora y de enorme poder y control sobre la propia vida y la salud. Y la experiencia espiritual, a menudo, te ofrece el atajo directo.


Cada vez son más los estudios
e investigaciones que concluyen que la gente que tiene una fe determinada -cualquiera que sea- y que vive una vida espiritual o religiosa intensa, tienden a tener una vida más larga, enferman menos y se recuperan antes, además de que experimentan menos estrés y ansiedad en las dificultades y especialmente en las situaciones críticas (la muerte de personas queridas, accidentes, dramas familiares, pérdida del trabajo, divorcios, etc.). Estos hechos -aparentemente- se han utilizado como argumento para los más diversos objetivos, y no siempre clasificables bajo la categoría de "sanos". Desde el proselitismo religioso hasta la manipulación y la culpabilización de las personas enfermas.

Sin embargo, merece la pena frenar un momento el impulso que nos haría rechazar de plano estas afirmaciones -cuando provienen de sectores fanáticos y manipuladores- y prestar atención a qué situaciones emocionales o normas de vida intervienen en el bienestar personal y en la salud en general.

El epidemiologista Jeff Levin se ha tomado la molestia de analizar los procesos que aparentemente inducen a una vida más larga y saludable, de acuerdo a estas investigaciones, y los ha recogido en su libro "God, Faith and Health: Exploring the Spirituality-Healing Connection" (Dios, fe y salud: analizando la conexión entre espiritualidad y curación".

He aquí sus conclusiones:

  1. Hábitos sanos para una vida sana. Muchas religiones prohiben o desaconsejan la consumición de alcohol, tabaco y drogas en general. Algunas incluso eliminan la carne en la dieta; o ciertos tipos de carne como la del cerdo, o los embutidos de carne elaborada. En general se anima a mantener una vida sana y a cuidar del cuerpo como "templo de Dios" -que es como decir "manifestación de la vida".

  1. Apoyo colectivo. Las personas religiosas suelen tener una vida comunitaria sólida, reuniéndose en templos, iglesias o centros varios, apoyándose y ayudándose entre sí. Es sabido que la soledad puede llegar a provocar depresiones y enfermedades, mientras que el apoyo comunitario contribuye al bienestar físico y emocional.

  1. Práctica espiritual. Se ha demostrado científicamente que prácticas como la oración y la meditación influyen en la salud, promoviendo la relajación fisiológica tanto como psicológica, y fortaleciendo el sistema inmunológico.









  1. Actitud ante la vida. Muchas religiones inducen a la práctica del perdón (para eliminar odios y resentimientos), la compasión universal o el "ama al prójimo como a ti mismo". Son actitudes personales de paz y bienestar que benefician a la salud, reduciendo la presión arterial y mejorando las funciones del sistema inmunológico. Y aportando un montón de amistades y "buen rollo" a su vida.


  1. "Todo tiene una razón". Estudios en laboratorio han demostrado que los animales que reciben un shock para avisarles de que llega un shock más fuerte son menos susceptibles a úlceras y cáncer que otros que recibían un shock sin avisar y sin aparente motivo. Las personas que analizan la causa de su enfermedad y el mensaje que les está transmitiendo su cuerpo respecto a sus hábitos y su actitud ante la vida, introduciendo cambios curativos o preventivos para mejorar su situación, sufren menos depresión y ansiedad que las que afrontan la enfermedad como una fatalidad. Los conceptos de esperanza, fe y optimismo que aportan ciertas religiones pueden influir en una rápida recuperación.

  1. Experiencias místicas. Sabemos que la relajación física acelera el proceso de curación debido al descenso de los niveles de cortisol y mejorando el flujo sanguíneo y las funciones inmunológicas. Ciertos estados alterados de conciencia (satisfacción profunda sin motivo concreto, alegría embriagadora y conexión con la red universal de la vida) en los que derivan a veces ciertas prácticas espirituales como la meditación, el canto o la oración prolongada, pueden relajar barreras internas para facilitar el flujo de procesos de energía sutil (el Qui chino o el prana hindú).

  1. Influencias espirituales. Estudios realizados en Duke, Columbia, el Mid-America Heart Institute y el California Pacific Medical Center sugieren la eficacia de la intención o voluntad curativa y la oración, al margen de los efectos del cuidado personal y una vida sana. Existe un principio que no es físico, emocional o mental, y que influye en el bienestar físico y la curación. Estas investigaciones coinciden en que las actitudes espirituales -no necesariamente religiosas- curan.

 



El atajo directo hacia la felicidad.

En un programa de fin de año, un canal de televisión en España se dedicó a recorrer el mundo para que un abanico de personas de diferentes culturas expresaran sus deseos para el año nuevo. La inmensa mayoría de las personas entrevistadas coincidían en sus deseos de paz, acabar con las guerras y el hambre en el planeta, la distribución más justa de los recursos, la igualdad entre las personas, la erradicación de la explotación infantil, etc. Entre ellas, un joven de la India sentado en la posición del loto expresaba su deseo de que "todas las personas del mundo descubran que ya son felices". Que la felicidad reside dentro, y no fuera.

Valorar y apreciar todo aquello que tenemos (la práctica de "dar gracias" en muchas religiones) produce una sensación de bienestar curativa. Lejos de potenciar el "conformismo", activa, refuerza la confianza y da fuerzas (físicas y mentales) para la consecución de nuevos logros.

El sentimiento de amor que potencia la práctica espiritual (muchas religiones teorizan sobre el amor pero al mismo tiempo ven opuestos, enemistades y la figura del "diablo" en quienes no comulgan con la misma fe) ha demostrado ser la práctica y causa curativa más potente en personas enfermas supuestamente terminales (cáncer, sida, etc.), según el cirujano, especialista en cáncer, Bernie Siegel, el cirujano Miguel Ruiz, el endocrinólogo Deepak Chopra, o las investigaciones de la escritora y sobreviviente del cáncer la doctora Louis Hay, entre otras.

Deepak Chopra recurre al Ayurveda (la ciencia médica de la India) para recordar que la felicidad es en sí misma curativa. Mientras que los seres humanos tendemos a estresarnos y a causar enfermedades en la supuesta búsqueda de la felicidad (a través de un trabajo mejor, más dinero, una casa más confortable o un coche más rápido), podemos tomar el atajo directo hacia un estado de felicidad profunda y agradecimiento por la simple causa de la vida misma.





La felicidad sin ataduras o dependencias externas (el "desapego", según el budismo) produce una sensación liberadora y de enorme poder y control sobre la propia vida y la salud.


 


Al margen de la práctica religiosa o no, parece inteligente hacer uso de estos estados de conciencia, hábitos de vida sanos y apoyo en la colectividad y, sobre todo, en los propios recursos internos/espirituales para la consecución de una vida más larga, sana y feliz..




 


Texto: Marié Morales.




















 
Marié Morales
@crecejoven

En estas páginas nos proponemos investigar las causas del envejecimiento, que es como decir de la vida y el crecimiento, y a partir de ahí, establecer unas pautas que nos permitan vivir una vida más larga, sana, y en definitiva, feliz.  más >>








Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis