Francesc Sorribes:

¿Tus tendencias perfeccionistas están saboteando tu vida?

Si sientes que nada de lo que haces es suficientemente bueno, si nada de lo que te ocurre te satisface y te sientes frustrado a menudo porque las cosas o las personas que te rodean no son como desearías, desengáñate: tus tendencias perfeccionistas te están infligiendo más sufrimiento que las cosas en sí.

 

¿Cómo definirías el perfeccionismo?

Es la tendencia a pensar de forma irracional que "uno tiene que actuar de forma perfecta en todo para considerarse a sí mismo como valioso".

 

¿Son mejores los resultados cuando nos dejamos llevar por nuestras tendencias perfeccionistas?

La realidad nos demuestra que no. Nuestras actitudes perfeccionistas nos conducen a peores resultados como el no conseguir nuestros objetivos y ser más ineficaces, además de llevarnos a una existencia mucho menos feliz. Por ejemplo, nuestra actitud perfeccionista ante un examen importante para nosotros puede conllevar a mayor ansiedad y bloqueo, y en consecuencia a más errores y peor examen.

 

¿Cómo podemos detectar las tendencias perfeccionistas en nuestra conducta?

Viendo lo que queremos conseguir y ver cómo lo conseguimos y si realmente lo conseguimos. Si sus conductas suelen ser ineficaces y derrotistas, piense que puede estar adoptando alguna idea irracional de perfección.

 

 ¿De qué manera afectan nuestras tendencias perfeccionistas a nuestra vida cotidiana?

Afecta de muchas maneras nuestra actitud perfeccionista en la vida cotidiana como pensar más en lo que quieren los demás en lugar de lo que quiere uno mismo; perder el placer de hacer cualquier cosa por estar más pendiente del resultado que de la actividad misma; evitar o posponer hacer cosas que querríamos hacer por miedo al fracaso; sentirse indeciso ante cualquier situación por temor a equivocarse; estar constantemente comparándose constantemente con los demás en si son mejores o peores que tú en lugar de ser uno mismo.

 

¿Es posible modificar las conductas perfeccionistas?

Sí, cambiando nuestra actitud irracional de perfeccionismo por una actitud más racional y no perfeccionista. En eso, la Terapia Racional Emotiva Conductual es muy eficaz. No hay soluciones mágicas ni fáciles, pero con esfuerzo y práctica se puede conseguir.

 

¿Cómo evitar ser perfeccionista sin caer en la dejadez?

La dejadez es el otro extremo del perfeccionismo. Consiste en pasar de pensar en que se tiene que hacerlo perfecto a "no me importa como lo haga, me da igual". Pero eso tampoco es cierto, claro que nos importa. El cambio consiste en que mantengamos los deseos y preferencias en hacerlo bien y mejorar, pero no convertirlo mágicamente en algo sagrado y absoluto de tener que hacerlo obligatoriamente bien.

 

¿Cómo convivir con una persona perfeccionista?

El primer consejo, es aceptar a la otra persona tal como es, como un ser humano falible, y no exigirle de forma perfeccionista que el otro sea perfecto ¡qué contradicción!

El segundo consejo, es intentar ayudarle, dentro de lo posible, a que abandone su perfección. Debido a su tendencia a menospreciarse por sus errores y debilidades, acentúe o enfatice más sus aspectos positivos o conductas acertadas y minimizar la crítica en sólo aspectos importantes; cuando le critique, remarque que le está criticando la conducta pero no a él como persona; intente identificar y hacerle ver sus exigencias perfeccionistas y actitudes de menosprecio que le conducen a comportarse así, y cuestiónelas; no personalice su conducta, no piense que sus "ataques de nervios" son provocados por usted, sino piense que son por sus ideas irracionales de perfección.

 

Recursos psicológicos para combatir el perfeccionismo propio y ajeno.

Aceptarse como ser humano falible, imperfecto, que su naturaleza es cometer errores y sacarse de encima este ideal utópico y estúpido de perfección; mantenerse en una actitud preferencial, de desear hacerlo bien y mejorar, pero dejar obstinadamente de convertir ese deseo en una exigencia de tener que hacerlo bien absolutamente y no permitirse el error o fracaso en su vida; hacer aquellas cosas que teme hacer por miedo a equivocarse, ya que la mejor manera de fortalecer una actitud es actuando en consecuencia; intentar definir más exactamente el fracaso o error en todas sus cualidades: sí bien es cierto que es negativo porque es frustrante también lo es positivo porque nos enseña y con él aprendemos ¡qué hubiera sido de la humanidad sin aprender del error!

 

Consecuencias emocionales negativas del exceso de perfeccionismo.

El perfeccionismo nos conduce a emociones insanas como ansiedad, depresión y autodevaluación, y genera más infelicidad que felicidad en nuestra vida. Emociones que nos conducen, a su vez, a conductas autoderrotistas e ineficaces.

 

¿Cómo mantener un equilibrio sano, entre las obsesiones perfeccionistas y la dejadez chapucera?

Manteniendo los deseos y preferencias de hacerlo bien pero sin convertirlos mágicamente en exigencias absolutistas, y en aceptarse incondicionalmente como un ser humano falible, que sin duda comete errores.


 

Francesc Sorribes Vall, psicoterapeuta de la Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC), corrector de los libros de Albert Ellis "Una nueva guía para una vida racional" y "Cómo vivir con un neurótico", ambos publicados por Ediciones Obelisco. Actualmente trabaja en el Institut RET y CAT-Barcelona, donde trata todo tipo de problemas emocionales, sexuales, de pareja y adicciones. También organiza y dirige talleres y formaciones de TREC en diferentes centros a nivel nacional.
http://www.institutret.com/




Entrevista realizada por: Marié Morales.



















 
Marié Morales
@crecejoven

En estas páginas nos proponemos investigar las causas del envejecimiento, que es como decir de la vida y el crecimiento, y a partir de ahí, establecer unas pautas que nos permitan vivir una vida más larga, sana, y en definitiva, feliz.  más >>








Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis


Descárgatelo gratis